Vida Sostenible / Ideas

Claves ECO para elegir tu árbol de Navidad

Share this post

 

Se acerca la Navidad… Y tú sigues conectad@ con tu sensibilidad medioambiental, pero no sabes muy bien cómo hacer las cosas bien… ¿Deseas saber cómo poner tu granito de arena también en estas fechas? Desde Vamos a hacer algo por la tierra te ofrecemos distintas opciones para elegir tu árbol de Navidad ideal y algunos consejos para darle un toque eco a tu decoración. ¡No te lo pierdas!

 

1. Construye tu propio árbol de Navidad con materiales reciclados

Si lo que quieres es que tu árbol de Navidad sea totalmente eco-friendly y sostenible, sin duda, esta es la mejor opción. Construir tu propio árbol de Navidad con materiales reciclados es la mejor propuesta, aunque puede ser algo complicada. Nosotros te damos algunas ideas que hemos encontrado por la red. Quizá puedan inspirarte para construir este año un árbol ÚNICO y SOSTENIBLE.

Imágenes seleccionadas vía Pinterest

Otra alternativa medioambientalmente sostenible es la de decorar, en lugar de un pino de Navidad, cualquier planta que tengas en casa. La cuestión es ponerle un poco de creatividad e imaginación. Probablemente así, consigas tener el árbol de Navidad más original y molón de todo el barrio.

2. Comprar un árbol en maceta

Si tienes un jardín donde luego puedas plantar tu árbol o vas a preocuparte en buscarle una ubicación adecuada en cualquier bosque de tu comarca, quizá esta sea también una opción adecuada. Pero ojo, hay varias cuestiones a tener en cuenta:

  • Busca variedades autóctonas. En España, una de las mejores alternativas es la de elegir cualquier variedad de pino mediterráneo. Normalmente la variedad de árbol que relacionamos con la Navidad es el abeto rojo. Pero lamentablemente, esta variedad proviene de Noruega y no suele adaptarse con facilidad a nuestro clima. Se trata de una especie con pocas probabilidades de sobrevivir en nuestro clima aunque lo cuides con mucho mimo.
  • Ten cuidado al comprarlo, no te dejes llevar por el precio. Normalmente, en estas fechas, los viveros suelen sacar árboles estéticamente aparentes para cubrir el periodo navideño, pero con pocas probabilidades de sobrevivir una vez pasados estos días. Son árboles poco cuidados. Fíjate bien y si vas a comprar un árbol, que sea uno de esos de verdad.
  • Durante las Navidades tienes que tener cuidado de no situarlo cerca de ninguna fuente de calor importante, lejos de calefacciones y chimeneas. Asegurarte también de que su base esté siempre húmeda (no mojada). Piensa en él como en una mascota a la que tienes que dar ciertos cuidados para que esté en las mejores condiciones. No es un adorno, es un ser vivo. Deja que se desarrolle su potencial de vida.
  • Intenta que el pino forme parte de la decoración navideña durante el menor tiempo posible. Cuanto menos tiempo lo tengas en casa, mejor que mejor. Al fin y al cabo no deja de ser un periodo de tortura para el propio árbol, lejos de su entorno y asfixiado con decoraciones ajenas a él.
  • Cuando terminen las Navidades, evita que el pino sufra cambios demasiado bruscos de temperatura. Si lo vas a sacar al jardín o a la terraza, comienza haciéndolo por periodos más cortos. Por ejemplo, sacándolo durante el día y metiéndolo en casa para que pase la noche. De esta manera estarás permitiendo que el árbol se aclimate a la temperatura y sufra el menor daño posible.
«Los árboles son sumideros de CO2, por lo que, si cuidas tu pino durante el resto del año, estarás colaborando en la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera»

 

Photo by Michael Benz on Unsplash

Es importante también tener en cuenta que, normalmente, cuando compras un pino de estas características en el vivero, no suele tener un tamaño demasiado grande. Por ello, podrás mantenerlo en la misma maceta durante un par de años o tres. Después tendrás que trasplantarlo a una algo mayor hasta que coja el tamaño que consideres adecuado. Los pinos no crecen demasiado rápido, pero probablemente llegará un momento en el que tendrás que buscarle una nueva casa.

Si tienes jardín, puedes buscarle un sitio adecuado en él. De esta forma se convertiría en un bonito recuerdo de todas las Navidades que habéis pasado junt@s. Pero ten en cuenta que este tipo de árboles crecen bastante. Por eso, el sitio seleccionado debe cumplir ciertas características para que tenga una larga vida.

Si, por el contrario, no tienes espacio en casa y le vas a buscar una nueva, debes tener en cuenta ciertas características como la altitud, la humedad y el tamaño. Y, para que todo esto salga bien, es fundamental tener en cuenta que un trasplante es un proceso traumático para las plantas.  Deberás ser cuidados@. Además, sería bueno hacerle un seguimiento durante los siguientes 3-5 años, sobre todo en periodos de más riesgo (como puede ser el verano) por si necesita un poco de agua.

3. Árbol de Navidad artificial

Está claro que de primeras esta nunca será la mejor opción. Los árboles artificiales están construidos a partir de resinas plásticas que tienen su origen en el petróleo. Además, tienes que tener en cuenta que el diseño de estos árboles está más orientado a la reducción de costes que a diseñar productos fácilmente reciclables. Esto supone un problema añadido a la hora de gestionar el residuo, ya que no pueden ser reciclados de manera adecuada.

Si, a pesar de todo esto, crees que esta es tu mejor opción, pero quieres hacerlo de la manera más sostenible posible, debes tener en cuenta estos consejos:

  • Olvídate de modas. Un pino verde tradicional no se te quedará antiguo, no tendrás la necesidad de cambiarlo en pocos años.
  • Cómpralo sin luces incorporadas. Es una opción llamativa, pero suelen ser árboles más difíciles de reparar. Por lo que es probable que te dure menos tiempo.
  • Elige un pino con cierta calidad, que veas que tiene resistencia. No te dejes llevar demasiado por la economía. A veces, lo barato termina saliendo caro.
  • Plantéate la posibilidad de comprar uno de segunda mano. Actualmente existen plataformas que funcionan muy bien para este tipo de compra-venta. O incluso, ¿Quién sabe? Igual en tu propio barrio tengas alguna tienda con este tipo de productos.

Si te inclinas por esta opción, es importante que sepas que la huella de carbono de un árbol artificial se estima en 40 Kg de CO2. Es decir, el mismo CO2 que se genera al recorrer en coche durante 10,5 días una media de 20 km. Esto, sin tener en cuenta lo que supone la gestión posterior una vez tirado a la basura.

4. Árbol de Navidad natural sin raíces

Y si eres de esas personas que creen que una Navidad no es Navidad sin un árbol natural en el salón, pero no tienes jardín donde plantarlo o no barajas la posibilidad de buscarle una ubicación  adecuada en el bosque, vives lejos de empresas que alquilan estos árboles y además tampoco te gustan los pinos artificiales… Nuestro consejo es:

″Compra un árbol cultivado localmente, y si además tienes garantías de que se trata de una empresa sostenible, mejor que mejor″

 

Eso sí, cuando termine la Navidad, preocúpate de gestionar el árbol de la mejor manera posible. Estos árboles pueden ser triturados y compostados, o pueden incluso ayudarte a generar calor si tienes una estufa de leña en casa.

Generalmente en las distintas ciudades suele haber también, al finalizar las Navidades, un plan de recogida y gestión de los árboles. Seguro que si llamas a tu Ayuntamiento te informa de la mejor manera de gestionarlos. Pero debes saber que esta opción también tiene su huella ecológica. Según un informe de Carbon Trust, convertir un árbol en compost genera 3,5 Kg de CO2. Para que te hagas una idea… transformar ese árbol genera el mismo CO2 que recorrer 20 Km en coche.

Si te decides por esta opción, es importante que tengas en cuenta que ese árbol que estás desechando ha consumido una serie de recursos, tales como agua, energía, pesticidas y fertilizantes.

«Se estima que solo en España, tras finalizar las Navidades,
alrededor de 2 millones de árboles van a la basura»

 

En este caso nuestro consejo es que intentes evitar al máximo comprar los productos de decoración. Nuestra recomendación es que tires de imaginación y pruebes a hacer la decoración con materiales más naturales, o incluso, recuperados. Desde recursos que nos ofrece la naturaleza (piñas, cortezas, ramas, nueces, piedras, etc.) hasta otros productos reciclados (envases de plástico, trozos de tela, botones, etc.).

Aquí te dejamos también un pequeño collage de imágenes inspiradoras para que crees tu propia decoración navideña.

Imágenes seleccionadas vía Pinterest

No olvides que poner tu granito de arena estas Navidades para colaborar en unas fiestas más ecológicas y sostenibles no es complicado. Con poco, podemos conseguir mucho.

Gracias por compartir y participar 🙂

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Posts relacionados