¿Sabías qué? / Vida Sostenible

Libro vs ebook, ¿cuál es la mejor opción?

Share this post
Taylor Barber via unsplash

Quizás seas de los que en algún momento te has planteado la posibilidad de sustituir el libro tradicional por un ebook. Pero puede también que tengas ciertas dudas sobre su sostenibilidad ambiental.

«¿Estoy protegiendo el medio ambiente si hago este cambio?»
«¿Es mejor quedarme con el formato tradicional?»

Lo cierto es que la respuesta ante la pregunta ¿Libro tradicional o ebook? no es demasiado sencilla y, como siempre, va precedida de un:

″D E P E N D E″

Hay varias cuestiones que debemos tener en cuenta para poder tomar esta decisión, si lo que nos preocupa es, de verdad, tomar la opción más ecológica posible. Y esto siempre más allá de otras cuestiones más personales como “a mí me gusta poder tocar las páginas del libro” o “prefiero llevar la biblioteca en el bolsillo”.

Vivimos rodeados de papel, nuestras vidas están envueltas de libros, revistas, folletos… Papel y más papel por todos los sitios. Probablemente esto ha hecho que normalicemos la existencia del papel en nuestras vidas, más allá de valorar sus consecuencias medioambientales.

A primera vista puede parecer que el formato electrónico es la opción ideal para reducir nuestro consumo de papel, reducir así las emisiones de CO2 y proteger nuestros bosques. Pero también hay que tener en cuenta que los dispositivos electrónicos tienen un efecto medioambiental negativo si hablamos de su fabricación, su uso y su posterior eliminación.

Ambas opciones tienen efectos reales negativos para el medio ambiente

En resumen, parece que ambas opciones tienen efectos reales negativos para el medio ambiente. Todos estos factores deben ser tenidos en cuenta a la hora de poder decidir entre libro tradicional o ebook. Y ver cuál de las dos opciones es más sostenible si hablamos de reducir nuestra huella de carbono. Conviene, por tanto, realizar una primera valoración de fortalezas y debilidades medioambientales de cada una de ellas:

 

Con toda esta información, de buenas a primeras, parece que la elección resulta bastante complicada. Y así es.

Llega el momento de cuantificar y hacer algunos cálculos matemáticos para ver hasta qué punto compensa o no la utilización de libro tradicional o ebook.

Vamos a cuantificar la huella de carbono implícita en la fabricación de un libro en formato tradicional, es decir, en papel. Evidentemente, es un dato variable. Depende de la calidad del papel, del número de páginas, del tipo de impresión, etc. Pero si hacemos un promedio, es de aproximadamente 7,5 kg de CO2 equivalente. Por el contrario, la fabricación de un ebook (sea el modelo que sea) requiere 15 gramos de minerales y aproximadamente 300 litros de agua.

«La producción de un libro tradicional en comparación con la de un ebook requiere un número bastante menor de recursos»

Con todo esto, es fácil concluir que si queremos decidir qué opción es más sostenible con el medio ambiente, deberemos tener en cuenta nuestros hábitos de lectura. No es lo mismo si eres un lector esporádico o si acostumbras a leer unos cuantos libros al mes.

¿Cuántos libros tradicionales podrías leer durante la vida útil de un ebook?

Como aportación final para poder tomar una decisión, te proponemos contabilizar el número de libros que podrías llegar a leer durante la vida útil de un ebook. La regla a seguir puede ser la siguiente:

Existen otras cuestiones sobre las que nosotros, como consumidores, poco podemos hacer, pero también es importante tenerlas en cuenta. Y es que, en la actualidad, el sector editorial no termina de inclinarse por una de las dos opciones. No tiene del todo claro dónde está su futuro. Y esto genera también un problema medioambiental importante.

Según datos del año 2013, en España se producen 246 millones de libros, de los cuales, se venden 153 millones. Por lo que quedan 93 millones de libros al año destinados, con suerte, a decorar las estanterías de los almacenes de las editoriales. O, en el peor de los casos, van directamente a empresas encargadas de la gestión de residuos, llegando incluso, a su incineración. Esto supone una significativa huella de carbono para nada.

Naraigh Jashnmal via unsplash

∗ Si ya tienes un ebook o estás decidido a comprarte uno…

Es importante que tengas en cuenta que, desgraciadamente, l@s consumidor@s somos dependientes de las últimas novedades tecnológicas. Esta dependencia puede provocarnos la falsa idea de que nuestros equipos se han quedado obsoletos cuando aún son capaces de cumplir con su objetivo. Lo que nos lleva a comprar equipos nuevos. Y así, terminamos generando más residuos de los necesarios y antes de tiempo, sin tener en cuenta que:

«El residuo de un equipo electrónico es un residuo altamente peligroso y dañino para el medio ambiente»

Si un ebook no se recicla adecuadamente, lo más probable es que termine contaminando.  Seguramente acabará liberando sustancias tóxicas a la atmósfera y contaminando nuestros suelos.

Si decides comprar un dispositivo, ten en cuenta que existen fabricantes que ofrecen servicios de reciclaje tanto de dispositivos como de baterías. Una buena decisión en tu proceso de compra puede minimizar significativamente el efecto negativo de la misma.

Y si ya lo tienes, y tu proveedor no tiene servicio de reciclaje de dispositivos, recuerda gestionar correctamente tu ebook. Llévalo al punto limpio más cercano.

∗ Si, por el contrario, eres consumidor de libros en papel…

¿Sabías que existe un sello que certifica la procedencia sostenible de la madera?

 

El sello FSC es una certificación forestal del Forest Stewardship Council. Este certificado garantiza una gestión responsable y comprometida con los bosques y plantaciones del planeta. En España, el certificado forestal del FSC es el único sistema de certificación forestal que apoyan las organizaciones ecologistas, sindicales, de ayuda al desarrollo y de comercio justo. El sello FSC es la mejor garantía que puede tener una editorial. Con él nos muestran que el papel con el que están impresos sus libros procede de una gestión forestal responsable.

∗∗∗

Recuerda, elijas la opción que elijas, lo importante es que siempre tengas en cuenta que nuestro consumo tiene consecuencias. Que los residuos que generamos, sean del tipo de sean, deben ser gestionados de manera adecuada. Solo así conseguiremos minimizar, en la medida de lo posible, su impacto ambiental.

Gracias por ayudarnos a cuidar del planeta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Posts relacionados